La geopolítica de hoy y la Argentina. Por Ezequiel Beer


La explosión de la Crisis Financiera Mundial en 2008 con epicentro en los EEUU dio lugar a la finalización del ciclo neoliberal tal cual fuere conocido desde sus inicios para pasar a una modalidad donde sus principios básicos de funcionamiento y legitimidad fueron tornándose a la instauración de una nueva fase de carácter ya reaccionaria o fascista que lentamente y por inclusive procesos democráticos fue instaurándose en varios países.

Se evidencio que la Globalización ya no era factible de funcionar siendo su toque de sentencia de muerte la dispersión de la Pandemia y luego la invasión de Rusia en Ucrania.

Es necesario destacar que el ambicioso objetivo de Putin es la destrucción de la Economía Global de Occidente por lo tanto este conflicto es tan solo el inicio de un largo proceso siendo las afirmaciones actuales de la prensa rusa de que el mundo ya se encuentra en la Tercera Guerra Mundial y que podría tener un carácter nuclear.
Paralelamente el largo conflicto de Medio Oriente dista en el tiempo de presentar una solución pactada o pacifica donde en su desarrollo los mismos israelíes comienzan a considerar cual será la vigencia futura de su Estado.
Si adherimos a este cuadro de situación la tensión entre China y Taiwán donde existen intensos preparativos de ambas partes ante una posible acción bélica nos encontramos que la única Región de Paz Relativa es América del Sur pues todavía en África existen conflictos sin una resolución concreta.
La importancia estratégica de dar un rápido fin a la Presidencia de Javier Milei permitirá rápidamente recomponer la posición del país con respecto al resto de los integrantes de la Región que en conjunto con Brasil y un re ingreso al Grupo BRIC S le daría una relevante fuerza geopolítica para resolver la angustiosa agenda económica y social interna y darle empoderamiento internacional para enfrentar las demandas del FMI y de otros organismos de crédito.
Existen ya numerosas razones sociales y económicas para comenzar a organizar una fuerza política de conjunto que comprendiendo las numerosas luchas del Pueblo Argentino a lo largo del tiempo y que en su mayoría fueron exitosas se haga presente no solo para cohesionar a los representantes del Poder Legislativo sino para poder también generar una alternativa que bajo una conducción pueda dar vuelta de pagina a los luctuosos sucesos que cada día vivimos.
Nuestra Constitución Nacional prevé en sus artículos el mecanismo institucional para la designación de un Presidente Provisorio mediante una Asamblea Legislativa algo que ya sucedió a finales del año 2001.
Ante una escalada nuclear global solo dos países – Australia y Argentina – puede tener una mitigación mayor ante los efectos radioactivos y es por eso que debemos librar al país de la presencia de fuerzas y agentes foráneos que en función de los acontecimientos mundiales podrían dar lugar desde una secesión territorial hasta una directa intervención.
De Todos Nosotros Depende –
u