SITUACIÓN DE INDEFENSIÓN DE LOS TRABAJADORES MUNICIPALES DE TIGRE

En el Honorable Concejo Deliberante de Tigre, la oposición del distrito ha votado una ordenanza que pretende desregular la afiliación obligatoria a la obra social provincial IOMA de todos los agentes municipales.

Ello está expresamente prohibido por el artículo 40 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, que establece “El sistema de seguridad social para los agentes públicos estará a cargo de entidades con autonomía económica y financiera administradas por el Estado con participación en la misma de representantes de los afiliados conforme lo establezca la ley”

En tanto, la Doctrina de IOMA ha dictaminado en el expediente N° 5300-2625/94. que en base a lo establecido por el artículo 40 de la Constitución Provincial, que establece que “…el sistema de seguridad social para los agentes públicos deberá estar a cargo de entidades con autonomía económica y financiera, administrada por la Provincia”.

En la práctica, la única O.S. que reúne estas características es la propia IOMA.

De esta misma doctrina se desprende que “las normas precedentemente mencionadas sobre desregulación de las obras sociales son de carácter nacional, razón por la cual no son de aplicación en el ámbito provincial y municipal. Cuando el municipio decide la desvinculación al I.O.M.A., debe adherirse a otra obra social creada por el Estado o con participación mayoritaria de él, respetando lo preceptuado por el artículo 40 de la Constitución Provincial”.

En palabras del Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales de Tigre, Walter Leonardi:

“Esta ordenanza no tiene sentido. No sólo viola la legalidad vigente, porque va directamente contra la Constitución de la Provincia, sino que además coloca a todos los trabajadores municipales en un vacío legal que les impediría acceder a una cobertura integral de salud como hasta ahora. Como representantes de los trabajadores, le hemos pedido una reunión urgente al señor intendente para solicitarle que la vete”.

Por su parte, la concejala Gisela Zamora expresó: “Tanto por legalidad como por razones prácticas, la ordenanza ha sido votada por la oposición local sin bases de sustentabilidad real, por lo que efectivamente, deberá ser vetada por el intendente Julio Zamora. No sólo para sostener la vigencia de la Constitución provincial y la legalidad en curso, sino principalmente para proteger a todos los trabajadores municipales de Tigre de una situación de indefensión en temas tan serios como la salud de ellos y de sus familias, lo que generaría condiciones precarias de trabajo que nada tienen que ver con la voluntad del municipio y su constante búsqueda de mejorar las condiciones de vida de toda la comunidad”.