La acción que consta de una movilización, que inició a las 10, en los accesos del Puente Pueyrredón, pero ambos sentidos del puente se encuentran habilitados para la libre circulación del tránsito.

Al respecto, el referente de izquierda argumentó: «Son 30.000 los comedores populares están cerrando uno a uno desde que el gobierno decidió descontinuar la entrega que hacía el estado para paliar la grave situación social que ha ido en aumento con la pulverización de los salarios y las jubilaciones“.

“Vamos a reunirnos con todas las organizaciones y nos vamos a unir en un gran plan de acción en los próximos días, no puede ser que el ajuste lo paguen los que menos tienen”, subrayó Belliboni.

En la misma línea, advirtió que “esto recién empieza”, y resaltó que el movimiento piquetero «ha enfrentado a los gobiernos ajustadores desde hace décadas y lo seguiremos haciendo para defender a los trabajadores desocupados y precarizados”.

En los últimos días, Belliboni debió ser internado en el Hospital Ramos Mejía debido a la descompensación que sufrió en el marco de las protestas contra la ley ómnibus y el avance policial en las inmediaciones del Congreso.