Los economistas afirman que la «estanflación» de Milei será más larga de lo previsto y podría llegar al 400%

El presidente electo anticipó un 2024 con «estanflación». Las proyecciones mas optimistas arrojan ás del 250% de inflación. Para Diego Giacomini, socio histórico de Milei, la inflación será del 400% en el 2024.


Javier Milei anticipó un 2024 con «estanflación» palabra que sintetiza estancamiento de la actividad económica combinada con un alto y sostenido ritmo de aumento de precios.


 

 

 

 

 

Por su parte el Focus Economics proyectó en su reciente informe mensual que la inflación podría alcanzar el 260% en el segundo trimestre de 2024.

«El presidente electo Milei parece decidido a avanzar con una consolidación fiscal significativa y adelantada, la eliminación de controles de capital y tipos de cambio, y privatizaciones una vez que asuma el cargo el 10 de diciembre», afirmó el informe y detalló: «estas medidas conducirán a un aumento de la inflación y una contracción económica profunda en los próximos trimestres, con la previsible oposición social a las medidas del gobierno interrumpiendo aún más la actividad económica».

Para el economista radical Martin Tetaz el plazo pronosticado por el presidente electo, Javier Milei, para regularizar la situación de la inflación «es una exageración» y opinó que a fines de 2024 la inflación «ya tendría que estar bajo control».

Del otro lado de la biblioteca, Andrés Asiain, director del CESO indicó que el nombre correcto para las consecuencias del programa económico de Milei es depreflación, término acuñado por Milton Friedman, padre del monetarismo y uno de los referentes del libertario.

«La estanflación es estancamiento con inflación, una situación en la que Argentina ya se encuentra. Cuando la actividad económica cae en un contexto inflacionario se habla depreflación», explicó Asiain.

La estanflación es estancamiento con inflación, una situación en la que Argentina ya se encuentra. Cuando la actividad económica cae en un contexto inflacionario se habla depreflación.

«Lo que se viene para los próximos meses no es nada alentador. La ruptura de los acuerdos de precios bajo la idea de que el Estado no debe intervenir, junto a las expectativas de un salto en el tipo de cambio oficial, produjeron aumentos de precios que llegan hasta el 40% en algunos casos», indicó el informe del CESO.

Lo que explica Asiain es que las variaciones de precios relativos como la  devaluación y el tarifazo, impulsan una serie de mecanismos de propagación como alzas de precios productos de primera necesidad, alquileres y deterioro de salarios, que luego derivan en nuevas subas del dólar y las tarifas, acelerando la tasa de inflación.

Así es que el fenómeno inflacionario redistribuye ingresos desde empleados, cuentapropistas, profesionales y empresarios vinculados al mercado interno, hacia grupos concentrados exportadores. Esa distribución regresiva del ingreso deriva en una merma del consumo, con la consiguiente depresión de las ventas, la producción y el empleo. Así, la economía vive en simultáneo un incremento del desempleo y la inflación, y esto es según el economista, la depreflación a la que se dirige velozmente la economía argentina.