Los gobernadores peronistas y radicales coinciden en el peligro que representa para las administraciones provinciales una victoria del candidato de ultraderecha Javier Milei y su promesa de barrer con la Ley de Coparticipación. El tema fue expuesto por el gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales, quien advirtió que los sueldos de los empleados públicos no estarían asegurados en el primer cuatrimestre del próximo año tras una victoria de Milei; el guante lo tomaron este jueves los gobernadores peronistas de Catamarca, Raúl Jalil; y Tucumán, Osvaldo Jaldo; quienes confirmaron el pronóstico para los empleados públicos de sus provincias.

«Si gana Milei no vamos a poder pagar los sueldos a los empleados públicos en enero, febrero, marzo y abril, por lo menos. Él plantea eliminar la Ley de Coparticipación«, advirtió ayer Morales. «Yo comparto las declaraciones de Gerardo Morales, va a estar en riesgo el pago de los sueldos los próximos meses», le respondió Jalil; mientras que Jaldo sentenció: «Si a nosotros nos sacan los recursos coparticipables, que son los más importantes que tenemos la provincias, evidentemente nos vamos a ver imposibilitados de cumplir con nuestras obligaciones».

El gobernador de Tucumán fue más allá de los salarios de los empleados públicos y aseguró: «No vamos a poder atender en los hospitales, las camionetas de la Policía no podrán salir a hacer ronda para cuidar a la gente, no vamos a poder reponer insumos de los hospitales, no vamos a poder hacer ni siquiera diálisis para que la gente pueda estar bien».

En un tono similar, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, sostuvo ayer que sin Ley de Coparticipación, la provincia no podría continuar con su planificación y llamó a votar por el candidato de Unión por la Patria, Sergio Massa: «Hay una sola alternativa para que la provincia de Buenos Aires siga con el plan de infraestructura, la actividad productiva y para que las escuelas y la salud se sigan mejorando».

Morales, Jalil y Jaldo coinciden en el denominado Norte Grande, conjunto de provincias que fueron particularmente contempladas por Massa en sus ejes de campaña. En septiembre, el ministro y candidato mantuvo un encuentro y foto con todos los gobernadores del Norte Grande –acto en el que estuvieron los radicales Morales y Gustavo Valdés (Corrientes)– en Salta, donde firmaron acuerdos para la generación y distribución de energía.

Jalil en sus declaraciones de este jueves no solo apuntó contra Milei sino que hizo referencia a su nuevo aliado, el ex presiden Mauricio Macri. «Tiene de jefe de campaña a Macri y define quitar la Ley de Coparticipación Nacional», sostuvo respecto de los rumores sobre el respaldo de Macri y su equipo económico de modificar el sistema de coparticipación.

En contraposición, Morales había recordado los acuerdos alcanzados con Massa: «Los gobernadores del Norte Grande tenemos un acuerdo con el ministro Massa para que nos repongan la caída de Impuesto a las Ganancias» y también agregó los riesgos de la política exterior de la ultraderecha que se niega a mantener relaciones con Brasil y China. «Si gana Milei, los chinos no nos van a firmar el acuerdo que tenemos de construcción en Cauchari, si gana Massa sí lo harán», ejemplificó.

Por su parte, Jaldo, quien habló tras un encuentro con gremios estatales, calificó de «grave» la propuesta de Milei y lo acusó de estar «convencido de que tiene que apoderarse de los recursos del interior para fortalecer el centralismo porteño». «No se lo vamos a permitir», advirtió Jaldo ante una posible victoria de la ultraderecha y aseguró que la situación iría a un conflicto directo por no respetar la Constitución Nacional, las autonomías de las provincias y las leyes vigentes.

«Nos vamos a defender en la Justicia, en la Corte Suprema de la Nación y también con gente en la calle si quieren quitarle los recursos a los tucumanos», sentenció el gobernador tucumano. Jalil aprovechó el debate planteada para resaltar que el balotaje del 19 de noviembre «no es una elección que para nosotros pueda pasar desapercibida» porque están en juego «un país federal».

En ese sentido, el gobernador catamarqueño recordó los años previos a la sanción de Ley de Coparticipación (1988), cuando «había que viajar a Buenos Aires para pedir los recursos». «Creo que nuestro espacio político y Sergio Massa es la persona y una gran oportunidad para seguir gobernando y sobre todo tiene una mirada federal», aseguró el mandatario.

Morales había lanzado la primera advertencia el viernes pasado, durante un acto en la localidad jujeña de Palpalá,  donde dijo que «todas las provincias van a tener muchos problemas» si Milei resulta electo el 19 de noviembre. «Plantea la privatización de la educación y la salud pública. Ahora está acomodando discursos con fines electorales, pero forman parte de una concepción que está muy lejos del ADN de Argentina. Hay que tener mucho cuidado con el salto al vacío», advirtió.

En ese tono, ayer en diálogo con Canal 7 de Jujuy, Morales ensayó un respaldo directo a Massa, cuando –luego de decir que los «dos candidatos no son buenos para Argentina»– aseguró que «lo peor es que nos gobierne Javier Milei», a quien calificó como «un fundamentalista típico» y «una persona con desequilibrio emocional». «Sería un peligro para todos los argentinos», sentenció.

El presidente del Comité Nacional de la UCR –que mantiene su posición de neutralidad frente al balotaje– envió un mensaje para las fuerzas aliadas, militantes y votantes del espacio centroderecha que está en proceso de fragmentación: «Milei traiciona los lineamientos de Juntos por el Cambio».