El plan de Milei para la industria: les da dos años para adaptarse y después la apertura total


Epstein asegura que es el plazo necesario previo a una apertura total del mercado. En el programa de gobierno de LLA, la política industrial brilla por su ausencia.


Un área poco explorada del modelo económico que propone Javier Milei es la política industrial. De hecho la palabra industria no aparece en su plan de gobierno, la única referencia al respecto es  «Apertura comercial unilateral a la Chilena. El comercio libre produce bienes de mejor calidad a mejor precio», dice textualmente el documento que contiene la plataforma de La Libertad Avanza.

El único que dió precisiones al respecto fue Dario Epstein, asesor económico de Javier Milei cuando a comienzos de septiembre, en una actividad conmemorativa por el Día de la Industria, afirmó que en el caso de ser gobierno, se les dará a la industria «menos de dos años» y luego deberán estar «listos para competir».

«Para los que están intranquilos porque creemos en una economía abierta les digo: en la situación actual si los mandamos a competir, de 400.000 pymes, quedarían la mitad en el camino. No vamos a abrir en una situación de desventaja. Vamos a sacar todas las inconsistencias, y en un par de años cuando haya menos inflación y tasas razonables, seguridad jurídica y una nueva ley laboral, habrá una apertura importante y ahí van a tener que competir. Algunas empresas y sectores no tendrán la fortaleza y otros como la agroindustria no tendrán ningún inconveniente» dijo Epstein ante los industriales.

Campaña de pymes industriales contra el plan económico de Milei en Buenos Aires.

En el mismo sentido otra fuente de LLA afirmó a LPO: «Las empresas van a tener que cambiar su cultura porque muchos son planeros industriales. Si saliera todo bien en el país, las empresas no deberían estar golpeando la puerta del gobierno. Que trabajen y produzcan».

Las empresas van a tener que cambiar su cultura porque muchos son planeros industriales.

El dato es que Javier Milei tiene reservada la Secretaría de Industria para Federico Ovejero, ex vicepresidente regional de General Motors y un experimentado director de asuntos corporativos con extensa trayectoria en multinacionales, que renunció en junio pasado a la automotriz tras ocho años en la empresa.

En rigor, Ovejero no tiene pensado pasarse a la función pública pero si es verdad que trabaja por pedido de Nicolás Posse un plan industrial, para el que se viene reuniendo con líderes de las distintas ramas productivas. Este trabajo es mucho más prudente en el abordaje del sector y tiene en cuenta el impato mortal que una apertura total provocaría en las pymes.

«Dada mi experiencia en varias empresas del sector privado en diferentes industrias, de LLA, a través de amigos en común, me han pedido, junto a otras personas, que les dé mi visión acerca de un plan industrial». confirmó Ovejero a LPO.

«La idea es escuchar todas las voces, por eso me estaré reuniendo con diferentes sectores de la industria, para nutrir una vision integral y así poder aportar a la elaboración de un plan que ayude a desarrollar un sector industrial competitivo, moderno, tecnológico, exportador, generador de empleo genuino e inserto en el mundo», agregó.

Como sea, la inclinación ideológica de MIlei por una apertura total tiene un correlato directo en la entidad madre del sector, la Unión Industrial Argentina (UIA), que se siente mucho más cómoda con Sergio Massa, que ya avanzó hasta en las posiciones de gestión que entregará a los industriales.