Atentado a CFK: Brenda Uliarte se despegó del ataque y apuntó a Sabag Montiel, Revolución Federal y Milman


“Yo no sé por qué ”Nando“ (por Sabag Montiel) hizo esto, pero sí sé que él no es capaz de organizar y hacer todo esto solo, claramente alguien está atrás.


Yo nunca vi a Milman pero decían que les pagaba a varias personas para que participaran en manifestaciones y con ello generar disturbios y violencia alrededor de la residencia de Cristina Kirchner”, escribió la joven, procesada como coautora del intento de magnicidio.

La detenida por el intento de asesinato de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, Brenda Uliarte, declaró haber escuchado que el diputado del PRO Gerardo Milman “pagaba a varias personas para que participaran en manifestaciones”

Atentado a CFK: la querella denuncia que Milman entregó a la Justicia un celular comprado después del hechoAtentado a CFK: la querella denuncia que Milman entregó a la Justicia un celular comprado después del hecho

Uliarte presentó por escrito una ampliación de su declaración indagatoria en la causa y aseguró que según escuchó Milman buscaba con ello “generar disturbios y violencia alrededor de la residencia de Cristina Kirchner”, según el texto.

Además, sostuvo que su novio y principal acusado, el detenido Fernando Sabag Montiel, conocía a militantes de la agrupación Revolución Federal y le decía que alguien los financiaba.

Había gente contactada al gobierno anti K, que pagaban para que vayamos a las marchas, y a los actos, en realidad le pagaban a él y el me llevaba a mí”, señaló Uliarte en relación a Sabag Montiel en un texto que firmó en la cárcel de Ezeiza y quedó presentado ante el Tribunal Oral Federal número 6 que prepara el juicio en su contra.

Uliarte dijo que hoy vive “un infierno” por lo hecho por Sabag Montiel y “sus decisiones”.

“Él era parte de todo esto, yo no”, agregó al destacar que Sabag Montiel conocía a los militantes de Revolución Federal

“Yo no puedo asegurar que a él lo financiaran para que mate a alguien, pero sí en dos oportunidades él me contó que sí financiaban a Revolución Federal”, agregó

Sobre el intento de asesinato a la Vicepresidenta del 1 de septiembre, Uliarte dijo no saber por qué lo hizo Sabag Montiel.

“Yo no sé por qué ”Nando“ (por Sabag Montiel) hizo esto, pero sí sé que él no es capaz de organizar y hacer todo esto solo, claramente alguien está atrás. Yo nunca vi a Milman pero decían que les pagaba a varias personas para que participaran en manifestaciones y con ello generar disturbios y violencia alrededor de la residencia de Cristina Kirchner”, escribió la joven, procesada como coautora del intento de magnicidio.

Uliarte detalló: “A ver, yo no digo que financiaron el atentado, pero sí financiaban para agitar y armar quilombo. Y Carrizo sabe todo esto, pero él va a cubrir a Nando, porque no quiere tener quilombo con los de arriba, saben que hay peso pesado”.

Carrizo es Gabriel Carrizo, el supuesto líder del grupo que vendía copos de nieve y que integraban Uliarte y Sabag Montiel y tercer detenido en la causa.

En el escrito, Uliarte dice querer empezar “contando mi relación con Nando. Mucha gente dice que yo lo re conocía y no es así. Juntos en pareja estábamos hace re poco. De echo (sic) antes de estar con él, en mayo estuve con Eduardo Prestofelippo (El Presto) y yo estaba re enganchada con él. También estuve con otras personas y ni bola le daba a Nando”, expresa.

Para Uliarte, Sabag es “una persona con mucho conflicto, de personalidad bipolar” y lo acusó de haberla golpeado en varias oportunidades. “Nando tiene un buen discurso, es muy manipulador. Hoy estoy viviendo un infierno por él y sus decisiones”, detalló.

En cuanto a su presencia en una manifestación organizada por Revolución Federal en la Casa Rosada en la “marcha de las antorchas”, Uliarte sostuvo que fue “un solo día a la sede de Revolución Federal a vender copitos porque me llevó Fernando. Él era parte de todo, no yo. De hecho, si les preguntan a los miembros de Revolución Federal nadie me conoce; o si me vieron fue alguna vez vendiendo copitos en algún acto, no porque interese el acto en sí, porque se vendía re bien. Todo lo que sé de Revolución Federal es porque me lo contaba” Sabag, señaló en el escrito.

Asimismo, la joven detalló que Sabag “siempre me decía que la quería ver muerta, que había cagado al país, pero eso lo dicen muchos argentinos. Yo la verdad no creí que fuera a ser en serio. Siempre creí hasta el mismo día del hecho que me estaba jodiendo para asustarme o manipularme. Lo mismo con el arma. Un día trajo un arma y me asusté y al final era de juguete. Solo lo hacía para intimidarme y que yo creyera que él podía hacer cualquier cosa. Se hacía el malo con la gente, pero después no hacía nada con ellos. Se la terminaba agarrando conmigo por eso siempre pensé que era mentira, que era un chiste de él”, argumentó.

En tanto, remarcó no poder “asegurar que a él (Sabag) lo financiaron para que mate a alguien, pero sí en dos oportunidades me contó que financiaban a Revolución Federal. Había gente contactada al Gobierno anti k, que pagaba para que vayamos a las marchas y actos; en realidad le pagaban a él y él me llevaba a mí”.

Sobre el día del atentado

“Ese día Nando estuvo raro, era jueves. (Yo) estaba estudiando haciendo UBA XXI Medicina. Cuando me mostró el arma, yo al principio pensé que era una réplica. Ese día Fernando me apuntó con el arma y me decía ‘ahora si quiero te mato’. Ahí me dio miedo. Si bien tuvo situaciones violentas conmigo, nunca me había apuntado, pero traté de tranquilizarme creyendo que no era verdad, que seguro era una réplica o no funcionaba y que quería hacerme tener miedo, pero de corazón nunca pensé ni que era de verdad ni que sería capaz de hacer algo así”.

“En ese momento me empezó a amenazar; me dijo ‘vamos, acompañame o te mato’. No quería salir solo. Yo lo miré, caminé hacia la puerta y salimos; fuimos al Abasto, el pasó a pagar unos tatuajes y estaba nervioso y después fuimos para Juncal. Llegamos al acto y cuando vi que se acercaba lo agarré del brazo y le dije que no lo haga, que ya está la joda, que el chiste no era gracioso y que me estaba dando miedo. Me llamó cobarde”.

Yo lo quise agarrar del brazo de nuevo, me grita cobarde y ahí en ese momento cuando me di cuenta de lo que realmente iba a hacer, que iba derecho a Cristina, me fui a la esquina, estaba paralizada. Pregunté si podía ir al baño porque me empecé a sentir mal, temblaba de miedo; ahí pregunté a una chica cómo ir al Obelisco, de ahí llamé a mi primo y me dice lo que había pasado. Estaba aterrorizada, con mucho miedo, sin saber qué hacer. Decidí quedarme ahí con él dos días sin contarle nada. Yo solamente llegué y me acosté”, relató Uliarte.