Abuelas recuperó al nieto 131, hijo de Lucía Nadín y Aldo Hugo Quevedo


La Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo anunció esta tarde la recuperación del nieto 131. En el Espacio Memoria y Derechos Humanos (Ex ESMA), la titular de la entidad, Estela Barnes de Carlotto, anunció que restituyeron la identidad del hijo de Lucía Nadín y Aldo Hugo Quevedo.

«Ayer el Banco Nacional de Datos confirmó la noticia, es el hijo de Lucía y Aldo», explicó Carlotto en una conferencia de prensa, tras anunciar el primer nieto restituido luego de tres años de la última aparición.

Loading video

Según relató la titular de Abuelas, Lucía Nadín nació el 13 de diciembre de 1947 en Mendoza, mientras que Aldo Quevedo, apodado «negro» o «negrito», nació el 26 de noviembre en San Carlos de la misma provincia. Se conocieron en la Facultad de Filosofía de Letras de Cuyo y a los seis meses se casaron. Lucía y Aldo trabajaban en un taller de encuadernación. Ambos militaban en el PRT- ERP, donde eran apodados «Chiquita» y «Dipi». Luego de la detención de un compañero de trabajo, en mayo de 1976, se trasladaron a Buenos Aires.

Entre septiembre y octubre de 1977, Lucía, embarazada de seis meses, y Aldo fueron secuestrados y detenidos en el centro clandestino de detención Club Atlético y El Banco. «Por testimonios de sobrevivientes, pudo saberse que Lucía fue trasladada para dar a luz entre marzo y abril de 1978. Hay sospechas que el parto se podría haber producido en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Desde entonces no se supo más de la pareja y el bebé», comentó Carlotto.

La denuncia formal la realizó el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza en la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI). Esta entidad realizó una investigación documental, que el 23 de julio de 2004 confirmó el embarazo de Lucía. Un año más tarde, la familia Nadín dejó un su muestro en el Banco Nacional de Datos Genético. En marzo de 2010 se dio con el hermano de Aldo y se sumó su perfil.

En 2015 se identificó a un hombre que podía ser hijo de personas desaparecidas. Luego de un análisis documental y el intento infructuoso de contactarlo, en 2019 la CONADI derivó la información a la Unidad Especializada para Casos de Apropiación de Niños Durante el Terrorismo de Estado. En abril de 2019 la Unidad presentó la denuncia ante la Justicia. «El juzgado Federal N°4, a través de Ariel Lijo, lo ubicó y lo invitó a hacerse el análisis y el hombre aceptó hacerse el estudio», comentó la titular de Abuelas.

Acompañada del secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti, Carlotto destacó que «en los últimos tiempos, a pesar de la pandemia, seguimos trabajando día a día con esperanza y la convicción de que vamos a encontrar a nuestros nietos que pueden estar en cualquier lugar del mundo».

Y agregó: «En estos años difíciles, centenares de hombres y mujeres se acercaron a nosotros con dudas y otros aportaron información sobre posibles hijos de personas desaparecidas», señaló, agregando que en los últimos cuatro años «se analizaron más de dos mil personas con dudas sobre su identidad» y «cerca de 400 a través de la justicia».

«Todavía falta mucho, el tiempo lamentablemente no se detiene. En estos años tuvimos que despedir a muchas compañeras y muchas de ellas no pudieron completar el merecido abrazo», lamentó. Los nietos no recuperados «ya rondan los 45 años, ya son hombres y mujeres con una vida construída, con su trabajo, saberes, amores, deseos y familias constituídas», expresó.

Finalmente, Carlotto pidió que «no se guarden la información» ni se «queden con la duda» y que «rompan el silencio». Y cerró: «Las Abuelas les decimos que queremos sumar verdad a su historia. Los esperamos con amor».

Alberto y Cristina celebraron la recuperación del nieto 131

A través de su Twitter, el presidente Alberto Fernández y lavicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner celebraron el anuncio de las Abuelas de Plaza de Mayo de la recuperación del nieto 131.

«¡Otro nieto recuperado por Abuelas!», expresó el Jefe de Estado. «Es una alegría infinita cerrar el año de esta manera. Como dicen ellas, nos ilusionamos con que cada vez más hombres y mujeres puedan recuperar su identidad como los 131 que ya lo hicieron», señaló Fernández, que concluyó expresando «gracias por siempre».

Por su parte, la Vicepresidenta expresó que «a pocas horas de la Navidad renace una vez más el derecho a la Memoria y a la Identidad: Abuelas volvió a encontrar un nuevo nieto, el 131″. Y completó: «Enorme alegría y fuerte abrazo a esas mujeres ejemplo de lucha y humanidad».