El Gobierno decretó feriado nacional por los festejos de la Selección en el Obelisco

El mandatario tomó esa decisión esta tarde a través de un Decreto de Necesidad y exceptúa de la norma a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), informaron fuentes oficiales. Los bancos estarían abiertos hasta el mediodía.

La posibilidad de decretar feriado había sido anticipada por el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, al señalar que se encontraba en análisis.

RECORRIDO

El plantel de la Selección argentina, consagrado hace pocas horas como nuevo campeón mundial en Qatar, llegará en la madrugada de este martes al país, y en horas del mediodía iniciará una recorrida por distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires.

La delegación tiene previsto arribar cerca de las 2 de la madrugada, desde el aeropuerto se trasladarán al predio de la AFA, ubicado a unos pocos kilómetros de la estación aérea, para descansar unas horas.

«El plantel CAMPEÓN DEL MUNDO partirá el martes al mediodía hacia el obelisco para festejar el título mundial con los hinchas. ¡Sí, somos CAMPEONES DEL MUNDO!», adelantó la AFA a través de un breve tuit.

En ese momento se estima que los jugadores y el cuerpo técnico se suban a un ómnibus descubierto para iniciar la recorrida con el ansiado trofeo en manos del capitán, Lionel Messi.

Desde el predio, el micro tomará la autopista Riccheri, luego Dellepiane y la autopista 25 de Mayo, para bajar en la avenida San Juan y seguir hacia el norte.

Ya en la avenida 9 de Julio seguirán por toda la traza hasta avenida del Libertador, posteriormente Figueroa Alcorta, otra vez Libertador, avenida General Paz, Riccheri y el regreso al predio de Ezeiza.

Tanto la Policía de la Ciudad como de la provincia de Buenos Aires están preparando un megaoperativo, aunque se espera una multitud en ambas jurisdicciones, especialmente en la zona del Obelisco, el lugar donde confluyen los simpatizantes ante cada logro importante, ya sea de clubes o como en este caso, de la Selección nacional.

En tanto, aún no hay precisiones sobre una posible visita a la Casa Rosada, aunque el Gobierno quiere la foto con los campeones del mundo, por ende, el ofrecimiento es similar al que hizo en 1986 el entonces presidente, Raúl Alfonsín.

La propuesta es que el saludo con Alberto Fernández sea privado, junto a los jugadores, y que solamente ellos salgan solos al histórico balcón para «no politizar el triunfo».