PABLO GIMÉNEZ: PLANIFICACIÓN Y DESARROLLO PARA ZÁRATE

Pablo Giménez es uno de los dirigentes del Frente de Todos de Zárate, con mayor futuro. Con una dilatada trayectoria como funcionario en distintos niveles del Estado, conversó con nosotros, sobre su ciudad, que como todos sabemos, tiene un valor estratégico fundamental para el desarrollo económico de la provincia y del país. Ubicada a la vera del Paraná, Zárate cuenta con tres puertos y es, además, uno de los distritos que más aporta a la Argentina, en todo lo que tiene que ver con la generación de energía.

“Una labor y una responsabilidad de los dirigentes de Zárate, es mirar hacia el futuro, pero sin perder de vista el presente. Para poder proyectar hay que conocer las capacidades territoriales que tiene Zárate. Sabemos que el distrito tiene mucha potencialidad, pero hay que poner eso en acto y trabajar sobre el presente. Un tema importante es el de la hidrovía Paraná. Ahí tenemos un problema, porque Zárate no tiene ninguna injerencia en la toma de decisiones. Sabemos que es un tema de orden federal, pero creemos que Zárate tiene que sentarse en la mesa de discusión y tener participación, como uno de los distritos que tiene una presencia importante sobre la hidrovía del Paraná. Nosotros tenemos tres grandes puertos, pero son privados. De allí sale buena parte de la producción de la provincia de Buenos Aires y del interior del país. Hoy esos puertos compiten con Bahía Blanca, Buenos Aires y Rosario y creemos que Zárate tiene que darse un debate sobre qué tipo de riqueza produce el territorio y cuánta de esa riqueza pasa por nuestros puertos y el municipio ni opina, ni tiene incidencia. Creo que como gobierno, de 2023 en adelante, hay que tener una agenda permanente sobre los puertos y el desarrollo de la economía local para insertarse en la cadena de valor de las exportaciones. Esa es una agenda muy importante y está pendiente. Los dirigentes de Zárate y de Lima, tenemos que empezar a discutir eso con seriedad y con altura”.

Rémora de los 90, los operadores privados en los puertos, son un problema que afecta a la provincia y a la nación desde hace mucho y por lo que parece, será por mucho tiempo más. Así lo cuenta Pablo Giménez: “Los tres puertos de Zárate son privados, con permisos tanto provinciales como nacionales para operar en sus muelles y esos permisos son de carácter permanente. Los operadores están haciendo inversiones muy importantes de largo plazo, o sea que estamos hablando de una ventana de tiempo muy grande. En general la Provincia no discute con Zárate los temas provinciales. El gobierno local del intendente Cáffaro tiene serios problemas de gestión y esto tampoco está en agenda. Creo que eso también se debe trabajar intensamente. El Intendente de Escobar en uso de licencia, Ariel Sujarchuk está a cargo del tema de la hidrovía Paraná y tampoco vemos una agenda activa sobre eso que involucre a nuestro distrito. Creo que es una deuda de toda la dirigencia el plantear un desarrollo estratégico de la cuestión. Esto también debiera asociarse a otros planeamientos estratégicos que vienen desde hace más de 15 años, como el que está estudiando el Gran Norte Argentino, en este caso liderado por la provincia de Chaco, a través del Gobernador Jorge Capitanich y otros gobernadores, respecto de los llamados Corredores Bioceánicos. Creo que a la hidrovía Paraná habría que estudiarla en el marco del Corredor Bioceánico Centro-Sur, que prevé un nodo que justamente pasa por Zárate. Esto no sólo debería interesarle a nuestra ciudad, sino que habría que sentar a la provincia de Buenos Aires en esa mesa de desarrollo estratégico”.

Un dato que sorprende del distrito de Zárate, es que más del 50% de su territorio, está compuesto por islas, con muy pocos habitantes y cuyo suelo está absolutamente inexplotado. “Efectivamente –nos cuenta Pablo Giménez-, tenemos un sector de islas muy importante. Sobre un total de 1.200 km2 de superficie, 800 km2 corresponden al área insular. En algún momento nos juntamos con autoridades de Santa Fe, Entre Rios y Buenos Aires, invitados por el entonces Gobernador Daniel Scioli. El encuentro se hizo en Victoria, Entre Rios y la idea era darse un proyecto en común. Lamentablemente Santa Fe no estuvo dispuesta a firmar un entendimiento y se frustró. El tema de la Ley de Humedales está un poco paralizado y nosotros en Zárate no tenemos un plan sectorial específico para islas, por lo que tampoco hay planificación del uso del suelo insular. Nunca se estudió un plan rector y esa es una de las deudas que tenemos con nuestra propia gente. Zárate tiene 140.000 habitantes, de los cuales sólo 560 son isleños. En las islas no tenemos ningún desarrollo de infraestructura, por lo que se torna indispensable diseñar un plan sectorial para estudiar el uso del suelo en el sector insular y eso no entraría en contradicción con la Ley de Humedales. Esta cuestión debe ser prioritaria en la agenda de un plan de gobierno 2023-2027 y sería importante comenzar a discutirlo ahora mismo”.

Zárate tiene otra particularidad, que lo distingue del resto de los distritos de la provincia de Buenos Aires. En su territorio, se genera casi la totalidad de la energía atómica que alimenta el tendido energético nacional. Pablo Giménez, tiene mucho para decir respecto de este tema: “En cuanto a esto, es bueno analizar la incidencia de una gestión de gobierno local en lo que es un nicho de desarrollo federal, como es el caso de la energía nuclear que está regulado por la CONEA (Comisión Nacional de Energía Atómica) y administrado por una empresa, Nucleoeléctrica Argentina S.A. En Zárate tenemos el cluster nuclear más importante de Argentina, tenemos dos reactores nucleares en actividad con un reactor prototipo que está en construcción y el proyecto de una tercera central nuclear en el distrito. Actualmente, Zárate aporta entre el 6 y el 8% de la energía al interconectado nacional, lo cual no sólo es un número importante, sino que además es “energía limpia”. Tuve la posibilidad de viajar a Francia para analizar la relación entre una ley nacional y los gobiernos locales de ese país, en cuyos territorios hay emplazamientos nucleares como es el caso de Zárate. La ley nacional francesa es muy buena, ya que no sólo el Estado le paga todos los servicios a esos territorios, sino que además le abonan todos los meses, lo que se denomina un “seguro de pasivo”, para cuando la planta nuclear deje de producir y se proceda al confinamiento y cierre de la misma. O sea que los municipios ya están cobrando para el momento en que esa planta nuclear se cierre. Se calcula que las centrales nucleares de Zárate tienen vida útil hasta el año 2050, que sería el caso de Atucha I y no tenemos ninguno de estos planes. Creo que también deberíamos darnos una agenda en ese sentido. También sería interesante armar un consorcio de municipios que traten el tema de la energía nuclear en Argentina, que son cinco: Zárate, Embalse, Bariloche, que genera agua pesada, Ezeiza que trabaja algunos residuos y la ciudad de Formosa. Esos municipios tendrían que participar de la discusión de lo que es el cluster de producción de energía nuclear. Eso claramente tiene que estar liderado por Zárate y también tendría que ser parte de nuestra agenda, tanto como el diseño de un plan para contener y administrar el impacto que va a tener la construcción de la  cuarta central nuclear, en la que se calcula que van a trabajar entre 7.000 y 8.000 personas. Ya hay negociaciones avanzadas con China e incluso ya compraron los terrenos y está todo listo como para arrancar. Hay que tener un plan para afrontar el impacto territorial que se producirá en la ciudad de Lima con tanta cantidad de trabajadores, que representan el 50% de su población actual. Ya nos pasó con Atucha II que nos causó un impacto importante desde lo habitacional, el transporte, etc. Por supuesto que es un impacto positivo, pero si está bien administrado, si no, termina perjudicando al resto de los habitantes del distrito.”

Finalmente, Pablo Giménez se refirió a su futuro como dirigente del Frente de Todos en su ciudad: “la verdad es que estoy trabajando en una propuesta para que la gente pueda tener alternativas en 2023 y pensar en un nuevo sendero de desarrollo para Zárate y para Lima. Queremos que el Frente de Todos tenga para la ciudad una oferta bien competitiva y yo voy a ser parte de esa oferta. Pienso ser candidato a intendente, con una propuesta seria y debatida con la gente, teniendo, fundamentalmente, una mirada de largo plazo, que llegue a 2043. En eso estamos trabajando”.

 

Autor/a

Mario Diéguez