El gobierno avanza en una obra clave para el desarrollo del Puerto La Plata

Anunció la postergada continuación de la autopista Buenos Aires-La Plata que agilizará el ingreso de contenedores.

La obra es una de las más importantes para la provincia de las anunciadas en el marco del lanzamiento del programa Argentina Grande. Se trata de 11 kilómetros desde la bajada de la autopista en Ensenada hasta el empalme con el inicio de la Ruta 11, la vía que atraviesa toda la costanera bonaerense hasta Miramar.

Los primeros trabajos sobre la zona se hicieron en 2013, pero se detuvieron apenas algunos meses después por falta de pago cuando las obras registraban apenas un 7% de avance.

Más tarde, durante la gestión de Mauricio Macri hubo movimiento de suelo en Ensenada, pero al poco tiempo volvieron a paralizarse las obras debido a la compleja situación económica que incluyó corridas bancarias y que llevó al gobierno de Cambiemos a una devaluación del peso y a aplicar un plan de ajuste fiscal.

A pesar de ser una traza de 11 kilómetros, la obra reúne una serie de complejidades debido a gran parte de la zona planificada es urbana. Uno de los trabajos más complejos es un distribuidor en forma de trébol que permitirá recibir los vehículos desde Ensenada, Magdalena, La Plata y CABA. Otra complejidad tiene que ver con la necesidad de construir un viaducto elevado en uno de los tramos para sortear zonas urbanizadas y áreas de canales que delimitan la Refinería La Plata, de la empresa YPF.

Las empresas Esuco y Helport tienen adjudicados los trabajos y cuentan con un plazo de realización de 3 años.

El titular de Aubasa -la empresa estatal que controla rutas y autopistas en la provincia- aseguró que la obra tiene como objetivo «conectar todos los anillos productivos» de la región. Además, precisó que Axel Kicillof tiene «una visión de desarrollo» y que busca unir la provincia desde la propia provincia. «La visión del Gobernador es impulsar el Puerto La Plata y conectar los distintos puntos de la provincia entre sí, sin meter todo el flujo de camiones dentro de la Capital Federal», afirmó.

La obra aparece como una llave para que TecPlata pueda por fin operar el puerto de contenedores. La obra costó 450 millones de dólares que fueron aportados por el consorcio filipino. Se esperaba que sean contratadas unas 350 personas, pero lo cierto es que el movimiento de contenedores es mínimo.

Leonardo Nardini, Axel Kicillof y Ricardo Lissalde.

 

Para el futuro de la terminal de contenedores -que pasará a ser del Estado bonaerense en 2038- es clave el proyecto de construcción sobre el Río de La Plata del Canal Magdalena.

Esa iniciativa -impulsada por Jorge Taiana- genera preocupación en el mundo portuario de la Ciudad de Buenos Aires debido a un párrafo del proyecto de resolución que destaca la necesidad de contar con un puerto con 47 pies de calado. En los gremios portuarios destacan que todos los estudios realizados señalan que el indicado es el Puerto La Plata.

En el sector sospechan que el proyecto busca desviar la carga de contenedores desde el Puerto Buenos Aires al Puerto La Plata ubicado sobre el canal que separa Berisso de Ensenada. ¿El objetivo? Un apoyo encubierto a Axel Kicillof para darle volumen a un puerto que apenas cuenta con el movimiento de combustibles que requiere la refinería de YPF, una de las más grandes de Sudamérica.

Autor/a

Mario Diéguez