Agustina Vila: “El desafío es doble, dar respuestas a la coyuntura y transformar la escuela”

La directora general de Cultura y Educación bonaerense conversó con Télam sobre las actividades diseñadas para acompañar a los alumnos “con saberes pendientes o desvinculación pedagógica”. Entre otros, remarcó el Programa +ATR, que prevé el dictado de clases de apoyo a contraturno y los sábados.


La directora general de Cultura y Educación bonaerense, Agustina Vila, aseguró que con el Programa +ATR “estamos dando un paso importante frente a un desafío doble: dar las respuestas que la coyuntura requiere y, al mismo tiempo, orientarnos hacia una transformación más sustantiva de la escuela”.

Entrevistada por Télam, la funcionaria explicó que en la Provincia “el 83 por ciento de la matrícula de primaria y secundaria registra un buen nivel de desempeño” y destacó que para el 17 por ciento restante, los alumnos “con saberes pendientes o desvinculación pedagógica”, se puso en marcha +ATR, que prevé el dictado de clases de apoyo a contraturno y los sábados, así eventuales visitas a las casas de los alumnos beneficiarios de ese programa.

Las actividades diseñadas por la administración que encabeza Axel Kicillof se encuentran en marcha y se desarrollarán hasta el 20 de diciembre, cuando iniciará el receso escolar de verano. A inicios de enero, comenzará el programa Verano ATR y el 1° de febrero se retomarán las actividades, orientadas a quienes tengan saberes pendientes.


“No alcanza con una escuela igual para todas y todos. Para llegar a logros comunes, requerimos acompañar trayectorias que tienen puntos de inicio diversos”


El Programa +ATR “forma parte de una política educativa que comenzamos el año pasado”. Foto: Prensa PBA

La ministra contó que la inversión mensual para +ATR es de $2.558 millones “para financiar la incorporación de 30.000 docentes y un suplemento salarial adicional para los auxiliares que posibilitan el desarrollo de las actividades de los días sábados”.

– Télam: ¿En qué consiste el plan?
– Agustina Vila: +ATR genera más enseñanza para más y mejores aprendizajes a través de clases presenciales a contraturno, visitas domiciliarias y tutorías. Es un programa para nivel inicial, primario y secundario, especialmente pensado para las y los estudiantes que requieren reforzar contenidos pendientes y afianzar sus trayectorias educativas. Si bien veníamos trabajando en este programa desde hace meses, pudimos comenzar a implementarlo en agosto, en el contexto de mejora de las condiciones epidemiológicas.

– T.: ¿Retoma las estrategias que implementaron el año pasado?
– A.V.: Sí y las profundiza. Es la continuidad del Programa ATR que comenzamos en septiembre del 2020, con docentes que realizaban visitas domiciliarias a chicos y chicas que requerían restablecer el vínculo pedagógico con la escuela. ATR siguió en el verano, en un formato de enseñanza lúdico recreativo en clubes y predios al aire libre. Entre febrero y abril, seguimos con la intensificación de la enseñanza a través de clases a contraturno que incluyeron a este conjunto de estudiantes y también a otros.

– T.: ¿Cómo se lleva adelante en los distintos puntos de la provincia?
– A.V.: A medida que se van cubriendo los 30.000 cargos docentes que se requieren para llevar adelante las tareas, las y los docentes del programa se integran a los planteles de las escuelas y organizan las actividades junto con el equipo docente. Luego, se convoca a las y los estudiantes. La cantidad de horas de presencialidad a contraturno o sábados depende de la necesidad de intensificación que cada estudiante tenga.

– T.: ¿De qué manera evalúan el trayecto de los chicos en la pandemia como para determinar qué necesita este apoyo?
– A.V.: La Dirección General de Cultura y Educación realiza un seguimiento permanente de las trayectorias educativas de las y los estudiantes. El año pasado, en el Consejo Federal de Educación acordamos la modificación de los criterios de evaluación y de acreditación en este contexto excepcional de pandemia. En la Provincia constituimos el Registro Institucional de Trayectorias Educativas, un registro como lo es el boletín pero que tiene un componente muy cualitativo, en el que las escuelas informan de forma nominalizada el desempeño y la participación de cada estudiante para cada área curricular. Es también la herramienta que utilizan las escuelas para evaluar e informar a las familias si las y los estudiantes requieren participar del programa como condición obligatoria para acreditar los saberes del bienio 2020/2021 o si la participación es recomendada.

Foto: Diego Izquierdo

Foto: Diego Izquierdo

– T.: ¿En qué espacios físicos se desarrolla?
– A.V.: Las actividades se desarrollan en las escuelas, en días y horarios que no interfieran con las tareas habituales. También habrá visitas a los domicilios de las y los estudiantes. Si lo necesitan, las escuelas pueden gestionar otros espacios en articulación con las autoridades escolares distritales y los municipios, como clubes, bibliotecas y edificios provinciales.

– T.: ¿Qué tipos de contenidos se trabajan?
– A.V.: En nivel inicial, las actividades están concentradas fundamentalmente en los niños y niñas de salita de 5 (años) para poder prepararlos para comenzar su escolarización en primaria. En el nivel primario y secundario cada docente trabaja con los grupos de estudiantes para afianzar el aprendizaje de los contenidos de las áreas del currículum prioritario. Además, para el conjunto de estudiantes de primero y segundo año de primaria hay talleres de lectura, escritura y matemática. La finalidad es que las niñas y niños que comenzaron la primaria durante la pandemia, en un contexto de presencialidad intermitente, afiancen lo aprendido y refuercen el vínculo con la escuela independientemente de que hayan alcanzado los contenidos del currículum prioritario. Es absolutamente necesario poner énfasis en la lecto-comprensión y la escritura para las trayectorias futuras de estas niñas y niños, pero también en el trabajo permanente con quienes están transitando otros años de la primaria y tienen dificultades en estas áreas.

– T.: ¿Es condición para pasar de año aprobar este refuerzo?
– A.V.: Para aquellos estudiantes más afectados en su trayectoria educativa será obligatoria su participación y será una condición para aprobar el bienio 2020-2021. Para otros será recomendable, de la misma forma que habitualmente se sugiere algún tipo de refuerzo escolar. Eso lo informa la escuela a cada familia según la evaluación realizada por el equipo docente.

La inversión mensual para +ATR es de .558 millones "para financiar la incorporación de 30.000 docentes".

La inversión mensual para +ATR es de .558 millones “para financiar la incorporación de 30.000 docentes”.

– T.: ¿Qué perspectivas se abren ahora con esto?
– A.V.: La pandemia nos afectó a todas y todos, pero fundamentalmente a quienes estaban en una situación de mayor vulnerabilidad económica, social o familiar. Con +ATR estamos dando un paso importante frente a un desafío que es doble: dar las respuestas que la coyuntura requiere y, al mismo tiempo, orientarnos hacia una transformación más sustantiva de la escuela. La profundización de las brechas de desigualdad social y educativa que trajo la pandemia tiene un especial impacto en el nivel secundario y en primaria, principalmente en la lectocomprensión y la escritura. Siempre y, más todavía en este contexto, debemos poner en funcionamiento lo que la investigación especializada tantas veces ha indicado: no alcanza con una escuela igual para todas y todos. Para llegar a logros comunes, requerimos acompañar trayectorias que tienen puntos de inicio diversos.


“Recuperar la presencialidad e intensificar los aprendizajes tras esta difícil coyuntura, está por fuera de cualquier tiempo electoral”


– T.: ¿Cuántos chicos y chicas estiman que tendrán que participar del programa?
– A.V.: Hay un 17 por ciento de la matrícula de los niveles primario y secundario que puede ser descripto en dos subgrupos: uno integrado por el 14 por ciento de la matrícula, está compuesto por estudiantes que tienen saberes pendientes en algún área. Hay, por ejemplo, estudiantes de secundario que habitualmente promocionan el año con dos materias previas y otros, que tienen saberes pendientes en más áreas. Luego, hay un grupo reducido, conformado por el 3 por ciento de los estudiantes de primaria y, con mayor intensidad de secundaria, que se encuentran en una situación de desvinculación pedagógica. Esto quiere decir que su participación en las actividades educativas es muy intermitente, baja o nula. No se trata de estudiantes desconectados. Ellas y ellos suelen estar en contacto con la escuela y son convocados a participar activamente de las propuestas educativas pero, por diversas razones, todavía no lo están haciendo de la forma habitual. Por otra parte, el 83 por ciento de la matrícula de primaria y secundaria registra un buen nivel de desempeño. Estos estudiantes tienen una trayectoria educativa afianzada que se acompaña con todos los demás dispositivos de las escuelas, en las jornadas escolares habituales.

Por Juliana Ricaldoni

TELAM